Saltar a contenidos

Associació de Dones Bahá'ís

Navegación

Menú principal

Associació de Dones Bahá'ís

ASSOCIACIÓ DE DONES BAHÁ'ÍS DE BARCELONA

La "Associació de Dones Bahá'ís de Barcelona" es una entidad sin ánimo de lucro, inspirada en las enseñanzas bahá'ís, que trabaja por la plena igualdad de derechos para mujeres y hombres, promueve el desarrollo espiritual, intelectual y social de la mujer, y alienta acciones para el fortalecimiento, educación y bienestar de la familia, prestando especial atención a niños y adolescentes.

La Associació está inscrita desde el año 1999 en el Registro de Entidades Jurídicas de la Generalitat de Catalunya.

La sede social de la entidad está en la Calle Galileo, 336, entl. 2ª de Barcelona
 

Imagen de complemento
Ampliar imatge
PRINCIPIOS QUE INSPIRAN NUESTRA ACCIÓN

Entre los principios que inspiran nuestra acción están los siguientes:

 - La identidad humana es esencialmente espiritual y su cualidad no reside en el género, la raza o cualquier otra condición material.

- El bienestar y la felicidad de toda la humanidad son inalcanzables a menos que se reconozca y establezca su unidad.

- Uno de los requisitos más importantes, aunque menos reconocido, para la paz mundial es la emancipación de la mujer, la igualdad plena entre los sexos. La negación de tal igualdad perpetra una injusticia contra la mitad de la población del mundo y promueve en los hombres hábitos y actitudes dañinos que se llevan del seno familiar al lugar de trabajo, a la vida política y finalmente a las relaciones internacionales. Sólo cuando la mujer se incorpore plenamente en todos los campos de la actividad humana, se creará el clima moral y psicológico en el cual podrá emerger la paz internacional.

- Es obligación de los padres y de la sociedad en general ofrecer iguales oportunidades para la educación de niñas y niños, y no descuidar los aspectos espirituales de ésta.

- La familia, al ser una unidad humana, debe educarse de acuerdo con las reglas de la moralidad y la virtud. Debe considerarse continuamente la integridad de los lazos familiares, y no debe haber transgresión de los derechos individuales de sus miembros, ya sean de los hijos, de la madre o del padre, y ninguno de tales derechos debe ser arbitrario.